Cinco efectos negativos del autoengaño
La verdad permite avanzar a las personas en cualquier contexto, sin embargo, el ser humano no solo puede ser víctima de la mentira de alguien de su entorno sino también, de su propio autoengaño que muestra una distorsión de la realidad al cerrar los ojos a cómo con las cosas realmente. El autoengaño no es eterno, tarde o temprano, la persona experimenta el sabor agridulce de la decepción porque las cosas no sean como uno mismo desea. ¿Cuáles son los efectos negativos del autoengaño?

Rol de víctima

El autoengaño está vinculado con el rol de víctima de aquel que se compadece de sí mismo y queda estancado en un punto de la realidad al no observar las cosas tal y como son. Esta forma de autoengaño también muestra un modo de infantilización.

Desajustes entre la mente y la realidad

Cuando el conocimiento se ajusta a la verdad entonces, la idea se convierte en un espejo del objeto al que remite en el universo real. Sin embargo, cuando se produce el autoengaño la persona puede terminar encerrada en sus propios pensamientos, pensamientos que no tienen una referencia real. Por tanto, producen dolor y sufrimiento.

Baja autoestima

El autoengaño influye de forma notable en la construcción de una baja autoestima ya que el rol de víctima también reduce la libertad personal de aquel que se comporta como si no pudiese hacer algo valioso para influir en su propio destino personal.

Cinco efectos negativos del autoengaño

Expectativas rotas

El autoengaño produce expectativas rotas, especialmente, cuando afecta a las relaciones personales. Es decir, la persona puede sufrir grandes decepciones al haber depositado algunas expectativas imposibles en amigos o en la pareja.

La apariencia

Cuando una persona es presa del autoengaño no avanza más allá del plano de la apariencia por lo que no toma las riendas de su verdadera felicidad al no apreciar su vida tal y como es.