Cinco ejercicios para corregir el pensamiento negativo
El pensamiento negativo puede convertirse en un hábito. Sin embargo, también es posible experimentar una tendencia hacia el optimismo cuando se entrena la mente para poner el punto de atención en el lado positivo de las cosas. Existen cinco ejercicios cotidianos que pueden ayudarte a reforzar tu higiene mental:

Realiza una lista de buenos deseos para otra persona

Centra tu atención en realizar una lista de buenos deseos para una persona de tu entorno. Este ejercicio es especialmente útil para reforzar la empatía y reducir sentimientos como la envidia. Además, a modo de regalo, también podrías sorprender a tu amigo o familiar entregándole esa lista de buenos deseos en una muestra de tu cariño incondicional.

En ocasiones, las relaciones personales, no fluyen de un modo natural. Así sucede cuando una persona no siente simpatía por otra. En ese caso, podrías elaborar una lista enumerando tres virtudes de una persona que no te cae bien. Este ejercicio es especialmente adecuado cuando se produce una mala relación con un compañero de trabajo.

Inventario de regalos que hay en tu vida

Tomando todas las cosas positivas que hay en tu vida como un regalo, puedes enumerar una lista encabezada con el mensaje “yo tengo”. En esta lista puedes enumerar tanto bienes materiales como inmateriales. Lo material no es motivo de superficialidad: por ejemplo, tener un hogar en el que vivir es motivo de felicidad.

Una vez que hayas creado tu inventario de regalos de felicidad puedes dejar la lista en un lugar visible que puedas releer con frecuencia. La lectura es un buen hábito para interiorizar un mensaje.

¿Qué personas son imprescindibles para ti en tu vida?

Puedes continuar el inventario concretando qué regalos emocionales de felicidad hay en tu vida para reflexionar sobre qué personas de tu núcleo familiar son un pilar para ti. Y también, qué amigos te quieren de una forma incondicional.

Cinco ejercicios para corregir el pensamiento negativo
Busca un motivo de celebración para hoy

Los motivos de celebración van más allá de la fecha de cumpleaños, la Navidad o el día de la Madre. En realidad, en cualquier momento puedes encontrar un motivo de celebración si potencias la creatividad de convertir cada día en una fiesta: ¿Qué te apetece celebrar hoy?

Programa planes de ocio en lunes

Existen personas que inician la semana con actitud negativa porque han convertido en hábito el hecho de realizar planes de ocio, únicamente, durante el fin de semana. Convertir un lunes en motivo de optimismo es posible si te animas a programar un plan divertido, que además, será un perfecto estímulo de motivación.