Cinco factores que incrementan el pensamiento negativo
El pensamiento negativo es uno de los principales enemigos del bienestar físico y mental. La forma en la que pensamos influye en cómo nos sentimos. Sin embargo, para poner freno al pesimismo tenemos que estar muy atentos ante esos factores que lo incrementan.

La soledad

Cuando nos distanciamos de los demás, perdemos el contacto con los amigos y conocidos, entonces, aumentan los niveles de pesimismo porque todo ser humano, de acuerdo a su naturaleza, necesita contar con espacios sociales en los que interactuar con los demás. Tener planes sociales suma autoestima, pensamiento positivo y confianza. Por el contrario, al compás de la soledad crece el miedo y la desconfianza. Cuando te inviten a un plan social, anímate a participar y disfruta de ese momento como un regalo especial de cariño.

El sedentarismo

Mientras que con un estilo de vida activo aumenta el pensamiento positivo, por el contrario, al compás del sedentarismo crece el pesimismo y la tristeza. Hay que poner freno a las horas frente a la televisión o el ordenador para disfrutar del gran placer de respirar aire puro en un entorno natural.

La alimentación

Contar con una alimentación saludable que respeta la bases de la dieta mediterránea refuerza el bienestar. El cuerpo no es una máquina y necesita reponer energías. Por ello, cuando cuidas de ti, aumentan los niveles de optimismo.

Cinco factores que incrementan el pensamiento negativo

La queja

Una vez que hemos dado rienda suelta a la queja, hemos abierto la puerta de una cadena interminable de pensamientos negativos porque la queja es tóxica. Cambia cada queja por un gesto de gratitud.

La pasividad

Toma las riendas de tu vida, no esperes a que las cosas que más deseas vengan dadas sin hacer nada. Lucha por tus objetivos y quiérete para tener una actitud positiva ante la vida. El optimismo es amor.