Cinco formas de ser infeliz
Para saber cómo podemos ser felices también tenemos que ser conscientes de qué caminos son los que nos conducen de forma directa a la infelicidad. Caminos que podemos recorrer con cierta frecuencia porque no es suficiente con saber algo en la teoría para hacer las cosas bien en la práctica.

Ten relaciones que no te interesan

Una forma de ser infeliz es tener relaciones que no te interesan por el miedo a quedar mal ante el otro, por puro compromiso o por ganas de agradar a los demás. Las relaciones personales tienen un peso fundamental en el bienestar personal, por ello, cuando tienes relaciones que no te interesan, estás actuando en contra de tu verdadera esencia.

Haz cosas que no te gustan

Si quieres ser infeliz entonces también puedes hacer cosas que no te gustan aparentando que sí te encantan. Si de verdad quieres ser feliz, entonces, vive de acuerdo a tus deseos y aprovecha el tiempo porque la vida pasa. Existen varias razones por las que las personas pueden perder el tiempo haciendo cosas con las que no disfrutan. Por ejemplo, por miedo al cambio y por estar cómodas en su propia infelicidad.

Espera el reconocimiento ajeno

Si quieres ser infeliz, entonces, también puedes quedar a la espera del reconocimiento ajeno. Vivir esperando los elogios y las palabras bonitas de los demás justo en el momento en que tú las necesitas. Este hábito te convierte en esclavo de algo que no depende de ti. Por tanto, es como poner tu felicidad en manos de terceras personas.

Cinco formas de ser infeliz

Quéjate por todo

La queja puede ser muy cómoda, sin embargo, es muy venenosa. El camino más directo a la infelicidad es el que nos posiciona en la queja como una actitud existencial.

Ser perfeccionista

A nivel social existe una creencia equivocada sobre el perfeccionismo en tanto que se asocia con algo bueno. Sin embargo, aquel que busca una perfección imposible en todo se frustra porque persigue un imposible.