Cinco gestos cotidianos para vivir de forma plena
La aventura de la vida implica de un aprendizaje constante a nivel personal ya que la verdadera esencia de la existencia es práctica. Es decir, dicho aprendizaje es vivencial. ¿Qué gestos cotidianos ayudan a mejorar la calidad de vida emocional?

Sé generoso a nivel emocional

La generosidad es un concepto que no solo puede remitir al plano económico y material, sino también, al ámbito emocional. Una persona puede ser generosa a nivel emocional al compartir su tiempo con los demás, dedicando atención a otras personas. También es posible practicar la generosidad en el trato amable.

Disfruta de tu pasatiempo preferido

El tiempo forma parte de la vida: ¿Y qué mejor que invertir momentos personales en un pasatiempo que se convierte en una agradable distracción? Es muy importante poder tener dosis de distracción y entretenimiento en el día a día para compensar la balanza emocional. Este es un antídoto positivo para prevenir el estrés y la ansiedad.

Aprende a reírte de ti mismo

No siempre resulta sencillo, sin embargo, uno de los principales puntos de inteligencia emocional es practicar el sentido del humor que permite relativizar las dificultades. Dicho sentido del humor es todavía más efectivo cuando aprendes a reírte de ti mismo.

Cinco gestos cotidianos para vivir de forma plena

Aprender a decir no

Aprender a decir no es un aprendizaje muy valioso que adquiere aquel que toma conciencia de su propia libertad y hace un uso responsable de su capacidad de elección.

Actuar de forma acorde a los valores

Ser coherente con los valores personales es uno de los principios de inteligencia emocional más importantes. La coherencia entre pensamiento, sentimiento y acción muestra un alto grado de introspección y autoconocimiento personal. Es posible cometer errores en este ámbito por lo que es importante recordar que rectificar es de sabios. Y vivir, es aprender para ser mejor cada día.