Cinco pasos para fortalecer tu autoestima
Existen muchos grados de autoestima y siempre se puede mejorar en este contexto. Las personas que tienen una autoestima alta pueden poner su objetivo en mantener ese buen nivel de amor propio. Del mismo modo, las personas que tienen una autoestima media o baja pueden poner su atención en mejorarla. La autoestima requiere del trabajo personal propio.

Aprende a decir no

Aprende a decir no, aunque te cueste, cuando te pidan un favor que no quieres hacer. O incluso, cuando te propongan un plan que no se ajusta a tu agenda en ese momento. Las personas que no se sienten bien al decir no, cuando lo hacen, experimentan sensaciones desagradables. Sin embargo, desdramatiza estas sensaciones entendiendo que no sucede nada grave.

Simplemente, te estás entrenando en la asertividad de decir lo que piensas sin que eso signifique que no valores a la otra persona.

Acepta que te digan que no

Cualquier persona aprende a decir no con más naturalidad cuando también es capaz de escucharlo. Para ello, cuando hagas una propuesta a otra persona es fundamental que visualices previamente en tu mente las dos alternativas. Es decir, existen posibilidades de que el receptor del mensaje te diga que sí, pero también puede suceder lo contrario. Ten las dos opciones en cuenta más allá de tu ilusión y de tu deseo de que todo salga como a ti te gustaría.

Busca nuevas experiencias

Es muy positivo romper la rutina y buscar nuevas experiencias. Por ejemplo, puedes hacer un curso sobre un tema que te guste para conocer gente con la que compartir una misma afición. O también puedes animarte a arriesgar y hacer un curso de un tema novedoso para ti.

Lee libros de psicología

Lee con frecuencia libros de psicología porque obtendrás información práctica e ideas con las que fortalecer tu inteligencia emocional y tu nivel de autoestima. También puedes hacer cursos de coaching.

Cinco pasos para fortalecer tu autoestima

Ser voluntario

Puedes ser voluntario de una entidad o hacer una buena acción con regularidad en tu entorno para descubrir que el verdadero bienestar surge de darte a los demás y no de quedarte a la espera de recibir.