Cinco razones para expresar sentimientos
Expresar sentimientos es un aprendizaje vital y necesario porque una persona puede tener barreras personales que le impidan mostrarse tal y como es. Pero esas barreras se superan porque la inteligencia emocional también se aprende. Lo más importante es querer dar el cambio y evolucionar. Existen cinco razones por las que merece la pena decir qué sientes.

Te libera

Es una carga a nivel emocional expresar sentimientos porque todo aquello que se va guardando llega un momento en el que se convierte en un peso infinito sobre la espalda que dificulta tu rutina cotidiana. Y también, la relación con la otra persona. Cuando te callas sentimientos la relación se tiñe de poca transparencia. No existe motivo para ocultar un sentimiento de afecto bonito. Por tanto, anímate a decir qué sientes.

Te acerca a la otra persona

La expresión de sentimientos aporta calidad a la relación porque el otro se siente valorado por ti y querido. Ese feedback genera una retroalimentación positiva en donde empieza a crearse un vínculo de mayor confianza.

Por coherencia interna

Merece la pena expresar sentimientos no por esperar la misma respuesta en el otro sino por ser coherente uno mismo. Cuando actúas de acuerdo a tu conciencia también te sientes mucho más tranquilo y en paz. Sientes que no has perdido el tiempo.

Mejorar la comunicación

Todo aquel que tiene claro que quiere mejorar su comunicación interpersonal tiene que ponerse como meta la expresión de sentimientos porque sentir es humano y la tristeza, la alegría, la envidia o cualquier otros sentimiento interfieren de una forma directa en las relaciones personales. No se pueden dejar en un segundo plano.

Ser tú

Hablar de ti y de aquello que sientes implica ser tú mismo y reivindicar tu verdadera esencia frente a cualquier persona. Ocultar sentimientos es contrario al propio bienestar porque los sentimientos que se reprimen hacen mucho daño.