Cinco rutinas para sentirte mejor contigo mismo
La rutina del día a día puede ser más o menos positiva dependiendo del estado de ánimo, de las circunstancias del momento y de la interacción con el entorno. Los seres humanos necesitamos costumbres y rutinas para sentirnos mejor gracias a unos hábitos y unas costumbres que nos dan seguridad.

Por supuesto, conviene encontrar el equilibrio en tanto que también es muy sano romper la rutina para salir del área de confort en más de una ocasión. Si siempre quedamos anclados en aquello que es seguro y conocido, entonces, no evolucionaremos hacia otros caminos.

Tener unos horarios regulares

Tener unos horarios regulares es fundamental para tener una buena higiene mental y un buen estado físico. El trabajo diario nos facilita esta regularidad. Sin embargo, en una situación de desempleo es fundamental tener la disciplina interna de cumplir con una agenda de horarios a pesar de no tener empleo.

Disfruta de las comidas

Toma el momento de la comida como un premio a todo el esfuerzo que has realizado a lo largo del día. La comida también es una forma de mimarte a ti mismo y de premiarte. Tómate tu tiempo para comer, mastica con calma, olvídate de la prisa y no lleves también, el estrés a la mesa. Si no comes acompañado, puedes poner música suave de fondo para crear un ambiente agradable.

Camina más

Realiza ejercicio físico. Evita estancarte en la comodidad de ir a todos los sitios en coche o en transporte urbano y haz turismo por tu propia ciudad. Utiliza calzado cómodo y disfruta de esa sensación tan agradable de recorrer las calles y descubrir nuevos matices en tu propio lugar de residencia.

Refuerza el contacto cara a cara

A pesar de que las nuevas tecnologías nos hacen la vida muy cómoda, es muy importante que no te encierres en el trato virtual con tus amigos y conocidos y potencies los planes cara a cara para charlar y compartir bromas.

Cinco rutinas para sentirte mejor contigo mismo

Escribe un diario

Escribe un diario en el que reflexiones sobre tus propias vivencias. Es muy útil y muy práctico poder meditar sobre los sentimientos haciendo un espacio en tu agenda cada noche para ello.