Cinco secretos de belleza interior
La belleza es un reflejo del bien porque no existe nada que brille con tanta luz como la bondad interior que se desprende a través del brillo claro de la mirada de una persona. La belleza interior no se cultiva con cosméticos naturales, ni con ningún tipo de maquillaje sino con tu actitud.

Evita criticar a los demás

Los chismes y los cotilleos que en ocasiones se convierten en una forma de entretenimiento, hacen mucho daño. No sólo al objeto de esas críticas sino también a quien difunde ese tipo de rumores, ya que centra su energía en un fin destructivo. Intenta que tus comentarios siempre tengan algo bueno que aportar.

Existen ejercicios prácticos como aprender a pensar antes de hablar y meditar las consecuencias de una acción. Por otra parte, también es óptimo aprender a tratar a los demás como uno espera ser tratado con respeto y educación.

Cultiva tu belleza espiritual

Cultiva tu mundo interior, busca espacio en tu día a día para estar a solas contigo mismo y reflexiona sobre tus valores.

Haz algo bueno por los demás

Construir un mundo mejor es una idea muy genérica. Acota tu marco de acción y piensa en qué puedes hacer tú aquí y ahora por crear un poco de esperanza a tu alrededor. Cuando realizas el bien te sientes mejor contigo mismo, satisfecho, ilusionado y capaz. Por tanto, no existe mejor estímulo de motivación que la práctica de acciones positivas.

Cinco secretos de belleza interior

Acepta los elogios

Para cultivar tu belleza interior es muy importante que aceptes con naturalidad los elogios que recibes por parte de los demás y te los creas. Las personas que tienen una baja autoestima llegan a pensar que el otro ha hablado por hablar. Cuando te digan algo bonito, di gracias y siéntelo. Para ello, puedes repetirte ese mensaje que has escuchado en labios del otro, tantas veces como necesites.

Rodéate de buena gente

Rodéate de buenas personas que te ayudan a crecer. Busca la compañía de gente optimista y creativa.