Cinco signos de constancia
La constancia es una ley de desarrollo personal muy importante. Uno de los hábitos que define a una persona con una voluntad firme es la tendencia a finalizar todos aquellos proyectos que comienza. Por el contrario, algunas personas tienden a dejar a medias muchas de sus tareas y, de este modo, no se dan la oportunidad de evolucionar y de darse cuenta de qué es lo que quieren realmente.

Mantener el foco en la meta

Una persona constante es aquella que tiene clara cuál es su dirección y mantiene la mente puesta en la meta que representa el objetivo a alcanzar. De este modo, aumenta su concentración y mejora la gestión de tiempo al evitar la dispersión que produce la falta de claridad de ideas.

Querer es poder

Una persona constante considera que querer es poder en cuanto a ese primer paso que depende únicamente de uno mismo. Y además, las personas perseverantes también consideran que lo más importante es intentar luchar por un objetivo, más allá de lograrlo o no.

Motivación intrínseca

La constancia está acompañada de un alto nivel de motivación intrínseca. En muchos casos, esta motivación ni siquiera tiene que ver con la vocación sino con el cumplimiento del deber asumido como una responsabilidad personal libremente aceptada.

Cinco signos de constancia

La paciencia

La paciencia es una virtud en la constancia ya que nos ayuda a seguir adelante incluso cuando no observamos resultados inmediatos a nuestro esfuerzo a corto plazo. Sin embargo, la paciencia aporta confianza para luchar y seguir sembrando a través del esfuerzo. Una persona constante da mucho más valor al trabajo personal que al factor suerte.

Por tanto, existe un compromiso personal con el cumplimiento de una meta que puede tener mayor o menor trascendencia en la propia biografía. El mejor premio para quien lucha por un deseo es la recompensa que produce alcanzarlo.