Cinco síntomas físicos de la felicidad
La conexión tan estrecha que existe entre cuerpo y mente se muestra a través de la influencia que el mundo emocional tiene sobre el plano corporal. La felicidad se manifiesta también a través de síntomas físicos que son un indicativo de bienestar. ¿Qué rasgos corporales son sinónimo de felicidad?

Sensación de ligereza al caminar

Mientras que cuando estamos en un momento de tristeza podemos sentir que tenemos que hacer más esfuerzo para caminar, como si nuestro cuerpo pesara como consecuencia de los problemas y preocupaciones, por el contrario, cuando vives un momento feliz experimentas la sensación de ligereza hasta el punto de que en algunos momentos, puedes sentir la metáfora de flotar de alegría. Cuando somos felices todo fluye mejor, incluso nuestros propios pasos al caminar.

Respirar mejor

El control de la respiración es clave en un momento de tristeza para incrementar la relajación. Por el contrario, cuando estamos felices, respiramos mejor de un modo natural, y desde este punto de vista, el nivel de bienestar aumenta de una forma generalizada.

Cinco síntomas físicos de la felicidad

Dormir como un bebé

La calidad del descanso es mayor cuando somos felices porque ante la ausencia de preocupaciones, la disposición para el descanso adecuado es mejor que cuando un problema puede quitarnos la paz.

Rasgos faciales

Rostro relajado con gestos faciales suaves. Mientras que la tristeza y la ira producen tensión en la zona de la mandibula, por el contrario, en un momento feliz la sonrisa se potencia hasta el punto de que los ojos también parecen sonreír por su gran expresividad.

Posición corporal

La felicidad también se muestra al caminar con la espalda recta mirando al frente manteniendo un amplio campo visual. Una postura corporal que surge de una forma natural. En cambio, en una etapa de tristeza es más frecuente caminar mirando hacia el suelo.