Cinco técnicas antiestrés
El estrés podría ser uno de los grandes problemas de la sociedad actual como consecuencia del ritmo de vida presente. Pero la crisis económica también dispara los niveles de estrés porque toda preocupación que se hace crónica, produce malestar. El miedo a perder el trabajo y lo que es peor, a no encontrarlo, angustia de verdad a muchas personas.

Potencia tus sentidos

Los sentidos te conectan con el aquí y con el ahora. Por ello, puedes conectar con este instante a través de tu forma de sentir. Disfruta del placer del gusto disfrutando con calma de los alimentos y preparando una receta especial para ti.

Siente el contacto positivo de un abrazo interminable. Observa la belleza del mundo que te rodea. Escucha música de tu cantante favorito. Disfruta del olor de un entorno natural.

Refuerza tu descanso

Existen personas que llenan sus fines de semana con actividades que les impiden el descanso. Lo positivo es que también dediques algún fin de semana a tu relax personal. Por ejemplo, puedes organizar un fin de semana tranquilo en casa planificando sesiones de cine, leyendo un libro, haciendo algunas tareas de la casa pendientes…

Decir no a ciertos planes también te ayuda a relajarte cuando sientes que lo que necesitas de verdad es estar solo.

Disfruta de una compañía relajante

Existen personas cuya presencia es relajante porque transmiten mucha tranquilidad y serenidad interior. Las personas mayores que agradecen tanto el cariño que reciben se convierten en una compañía muy enriquecedora.

Cinco técnicas antiestrés

Rompe la rutina

Para romper el estrés también puedes romper la rutina en los detalles más sencillos. Si acostumbras a utilizar el transporte urbano, entonces, puedes caminar en bicicleta. Si tomas siempre el café en la misma cafetería, entonces, puedes animarte a buscar otro local.

Un baño relajante

Prepara un baño relajante y disfruta de ese momento de bienestar sin mirar el reloj. Cuida los pequeños detalles del entorno, por ejemplo, puedes bajar la intensidad de la luz.