Cinco tipos de llanto
El llanto es una expresión de un pesar interior, sin embargo, las lágrimas tienen unas connotaciones concretas dependiendo de la causa que las produce. Un tipo de llanto amargo es el que está causado por la soledad que produce angustia y sensación de abandono. Un tipo de dolor ante el que todos somos vulnerables pero que todavía afecta más a los ancianos.

Llorar por la nostalgia del pasado

El paso del tiempo trae consigo distancia temporal respecto de acontecimientos que nos dejaron una huella importante. Desde este punto de vista, hay heridas que pueden volver a reabrirse a través del recuerdo que surge por una evocación presente. El llanto de la nostalgia del pasado pone de manifiesto la brevedad de la vida y las pérdidas que nos acompañan al compás de los años.

Llorar por un dolor físico

El dolor que produce una enfermedad causando un malestar notable en el ánimo del enfermo también puede ser la causa por la que una persona no puede reprimir las lágrimas ante esas molestias que le hacen sentir vulnerable. Del mismo modo, una persona también puede llorar al ver cómo sufre un familiar o un amigo.

Llorar de emoción

La felicidad que surge ante los reencuentros personales, la empatía con la trama de una película que tiene final feliz, una canción que envía un mensaje optimista… son también indicios de cómo una persona puede llorar de emoción.

Cinco tipos de llanto

Llorar por desamor

El desamor que deja tras de sí la frustración por una historia que pudo ser y no fue. El contraste entre el final de un amor y los inicios de esa historia muestra las dos caras de una misma moneda. El llanto del desamor es terapéutico ya que incrementa la resiliencia de aquella persona que necesita potenciar su introspección en esta etapa de su vida.

Llorar de miedo ante el futuro

Cuando nos encontramos en una situación difícil podemos experimentar vértigo ante un desenlace complejo.