Claves para fomentar la perseverancia
La perseverancia es una de las virtudes más importantes para alimentar la fuerza de voluntad. La constancia nos anima a continuar luchando por un objetivo. El primer paso para ser perseverante es tener una filosofía de vida en la que valores como el trabajo, el sacrificio y el esfuerzo cobran sentido.

Pese a que el concepto de sacrificarse pueda resultar poco atractivo en sí mismo, lo cierto es que cuando una persona lucha por un objetivo y trabaja por él, renuncia a otros aspectos que pueden resultarle agradables pero prefiere priorizar.

Visualiza la meta

Es imposible tenerlo todo. Para fomentar la perseverancia es saludable visualizar con más frecuencia la meta a alcanzar que el obstáculo a superar. Por otra parte, conviene interpretar el camino a recorrer como una oportunidad de aprendizaje en la que también es saludable hacer pausas para hacer altos y descansar. El descanso es saludable para poder reponer fuerzas y tener una perspectiva distinta respecto de la posible solución de los problemas.

Además, las personas también podemos aprender muchas lecciones de aprendizaje a través del ejemplo de quienes consideramos un referente a seguir: ¿A qué persona de tu entorno admiras por su perseverancia?

Claves para fomentar la perseverancia

Elabora un plan de acción

Para mantener la constancia también es positivo diversificar las metas. No puedes poner tus expectativas en un único propósito de vida. Por otra parte, también es recomendable establecer un plan de acción que conecte metas a corto plazo con propósitos a largo plazo.

Echa la vista al pasado para recordar qué propósitos de vida has alcanzado gracias a tu constancia y afán de superación. De este modo, tomarás conciencia del valor que tiene esta virtud. Reflexiona también sobre cómo, a veces, es un riesgo tirar la toalla cuando ya estás muy cerca de la meta porque en ese caso, solo hace falta un nuevo intento.