Claves para defender tus derechos
Todo ser humano tiene derechos pero también, obligaciones. Es decir, no sólo puedes exigir y esperar ciertas cosas de los demás, sino también, debes cumplir con ciertas normas en base al respeto mutuo y recíproco. Muchas personas llevan muy mal las normas porque consideran que son contrarias a la libertad. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, las normas que también rigen el hogar, forman parte del orden y de la armonía que requiere la convivencia.

¿Cómo puedes defender tus derechos frente a aquellos que te rodean? En primer lugar, debes exteriorizar qué es lo que quieres conseguir de una forma firme, asertiva y mostrando seguridad en ti mismo. Algunas personas creen que al gritar tienen más autoridad, pero nada más lejos de la realidad, cualquier autoridad se pierde de ese modo.

Por otra parte, intenta ser coherente con aquello que pides. Es decir, muestra que es algo importante para ti y que agradeces la colaboración del otro. Existen derechos que son universales. Por ejemplo, el derecho a la intimidad. De este modo, cuando te encuentres con un amigo que ha sido indiscreto al contar algo de tu vida personal, puedes hablar con él para decirle que no te gustaría que se volviera a repetir y que en caso de que así suceda, te verás obligado a romper dicha amistad.

Sin duda, en el ámbito de la pareja, también tienes derecho de tener tu propio espacio, tu parcela. Cultivar la soledad es clave incluso compartiendo la vida con otra persona ya que de este modo, se favorece la introspección y el autoconocimiento. Defender tus derechos implica animarte a ser tú mismo. Y también, el arte de vivir de acuerdo a tus propios valores y creencias. Pero eso sí, no olvides que además de derechos también, tienes compromisos y obligaciones éticas contigo mismo y con los demás.