Claves para disfrutar de las vacaciones con nuestros amigos
Nada suena mejor que pasar unos días de vacaciones en compañía de unos buenos amigos. Sin embargo, por muy buena y antigua que sea la amistad, pueden aparecer problemas de convivencia que conviertan las tan deseadas vacaciones en un infierno y que terminen por romper amistades que han durado años. Para evitar esto, deberemos tener en cuenta una serie de problemas que pueden surgir:

Es esencial tener como máxima el respeto a las opiniones de todos los integrantes del grupo. Antes o después se van a producir discusiones, y en estos casos deberemos negociar una solución que sea beneficiosa para todos antes que permitir que la opinión de uno o más miembros prevalezca sobre las de los demás.

Si el grupo de amigos con el que vamos a viajar es numeroso, es importante elegir una persona que tendrá el papel de organizador y se ocupará de que se acaten las normas que se hayan establecido en el grupo, tanto sobre la convivencia como otros aspectos como el dinero, las tareas de cada uno, etc. Su elección debe ser acordada por todos, para que tenga suficiente autoridad para solucionar cualquier conflicto que pueda aparecer.

El dinero seguramente es uno de los temas que más problemas pueden causar a la convivencia. Para evitarlo, una buena estrategia es la creación de un fondo común donde cada uno de los integrantes del grupo aporte la misma cantidad de dinero para hacer frente a los gastos comunes (comida, desplazamiento, entradas a lugares turísticos) y después cada uno pueda disponer a su conveniencia del dinero para compras personales, etc.

También es importante tener en cuenta que no todo el grupo tiene que realizar todas las actividades juntos. Permitir que cada uno disfrute a su modo sin que ello entrañe problemas de convivencia es un parte esencial para disfrutar de unas vacaciones divertidas e inolvidables con nuestros amigos.