Claves para disfrutar el presente
El ser humano vive en el tiempo, es decir, tiene presente, pasado y futuro. Sin embargo, en sentido estricto, el único momento que de verdad te pertenece es el ahora. Este minuto que te roza las mejillas como un soplo de esperanza. Sin embargo, a veces, la mente nos juega malas pasadas. Permanecemos atados al pasado de un ayer que produce nostalgia.

Cuando la realidad es que la propia memoria termina difuminando los hechos del pasado, hasta el punto de que aunque quisiéramos ya no podríamos recordarlos tal y como fueron. No tiene ningún sentido dar vueltas y vueltas a algo que ya no podemos cambiar, aunque tal vez, nos cuesta asumir esta impotencia, precisamente, porque como consecuencia del progreso científico, el ser humano ha llegado a creerse en ciertos momentos, omnipotente.

En otras ocasiones, se produce la actitud contraria. Es decir, la ansiedad por saber qué pasará en el mañana. Una mera hipótesis que te resta energía puesto que a veces, tenemos preocupaciones por un tema que todavía no ha llegado y que no hemos vivido. Centrarte en el aquí y el ahora te resultará, especialmente difícil al principio, si no has puesto en práctica este hábito que requiere un gran esfuerzo por parte del pensamiento y también de la voluntad.

Cuando sientas que tu mente vuela lejos del momento que estás viviendo, párala. Y realiza una actividad que te obligue a poner tus cinco sentidos en movimiento. Por otra parte, en la medida en que tengas una vida activa y satisfactoria también te será más fácil disfrutar del ahora. Acude a conferencias, disfruta de las películas del cine, asiste a exposiciones de arte, acude a tertulias literarias, realiza ejercicio físico, sorprende a tu pareja, apúntate a un curso de psicología… En definitiva, aprende a cumplir tus deseos y a ser feliz aquí y ahora sin que la sombra del ayer o del mañana interfieran en tu equilibrio interior.