Claves para expresar lo que realmente quieres decir
Aprender a hablar resulta muy sencillo. Cuando somos pequeños, aprendemos sin darnos cuenta, escuchando a nuestros padres y a quienes nos rodean y poniendo en marcha todos los mecanismos cerebrales concentrados en el área del habla.

Sin embargo, al poco tiempo nos damos cuenta de que, aunque hablar es fácil, conseguir comunicar y transmitir al otro lo que realmente queremos decir no resulta tan sencillo, es más, habitualmente no lo logramos, lo que da lugar a todo tipo de malentendios y discusiones. Para evitar esto, es necesario que aprendamos a expresar lo que realmente queremos decir, lo cual podemos lograr siguiendo algunas pautas:

– Antes de hablar y sobre todo si quieres comunicar algo importante, debes asegurarte de que cuentas con la atención del otro. Para ello es imprescindible que mantengas el contacto visual durante toda la conservación.

– Aunque no siempre somos conscientes de ello, nuestro lenguaje se compone de una parte no verbal, consistente en gestos, expresiones, modulaciones de la voz o posturas que tomamos al hablar. Este componente no verbal es muy importante, porque puede constituir hasta un 97% de la comunicación, y nuestro oyente será consciente tanto de los mensajes verbales como los no verbales que le enviamos. Por ello, debemos asegurarnos que nuestro lenguaje no verbal es congruente con lo que decimos. Si lo hacemos de otro modo, el mensaje no será percibido correctamente por quien nos escucha.

– Es importante ser honestos y decir exactamente lo que queremos decir. Si nos resulta difícil hablar del tema, es aconsejable haber preparado antes cómo lo vamos a plantear, en lugar de comenzar a hablar dando rodeos sin llegar a ningún lado.

– Haz preguntas que te permitan aclarar algún punto que haya quedado oscuro. Esto es importante sobre todo cuando estamos hablando de algún tema delicado o problemático con nuestra pareja o algún amigo, para evitar malos entendidos.