Claves para ganar seguridad en uno mismo
Existen personas que confiesan que son inseguras. Sin embargo, la inseguridad de aquellos que la sienten aumenta cuando viven con la sensación de que la transmiten a los demás. La realidad es que no es tan fácil percibir qué sucede en el mundo interior de otro ser humano. Por tanto, lo primero que debes hacer es pensar que aunque, a veces, estés un poco más nervioso o dudes, nadie lo notará si tú no lo dices. Este consejo es aplicable, por ejemplo, a una entrevista de trabajo o a una situación en la que tienes que hablar en público.

Por otra parte, también conviene precisar que en la medida en que afrontas retos nuevos y situaciones que te suponen un esfuerzo importante, también crece de una forma notable tu seguridad y tu confianza en ti. Poco a poco, empiezas a ser consciente de todo tu potencial.

Analiza tu pasado y realiza un breve repaso por todos los éxitos que has alcanzado, las personas que has conocido, las amistades que has forjado, los problemas que has resuelto, tus virtudes… Así te será más fácil tomar una perspectiva clara de tu valor. Por supuesto, también conviene tener en cuenta que la inseguridad es algo totalmente lógico y normal, es decir, hay que asumirla como tal.

Por ejemplo, cuando un trabajador afronta su primer día en la empresa no se siente tan seguro de sí mismo como al cabo de unos meses. Por tanto, a veces, no se trata de que seas inseguro sino de que debes darte tiempo. Por otra parte, también es normal que cuando estás con una persona que te gusta y que te importa, pueda desatar todas tus inseguridades.

Con el tiempo, lograrás afrontarlas de una forma totalmente natural. Pero la mayoría de las personas acuden con nervios a su primera cita porque en ese caso, los nervios surgen al tener expectativas.