Coaching para mejorar la relación que tienes contigo
Te relacionas contigo mismo desde que naces hasta que mueres, las veinticuatro horas del día, incluso, cuando estás durmiendo. En ocasiones, los sueños también dan información relevante sobre la propia vida como explicó Freud. Sin embargo, la mente humana se centra en conflictos con terceros, busca agradar a los amigos y cuidar a la familia. ¿Pero cuantas personas toman conciencia de la relación positiva o negativa que tienen consigo mismas? Aquí tienes algunos consejos para vivir más feliz.

En primer lugar, cultiva la aceptación, es decir, aprende a valorar tus virtudes y tus defectos. Deja de lado la culpa porque la vida se vive mejor desde el criterio de la responsabilidad. No tengas miedo, porque limita tus alas y en realidad, como bien muestra la Inteligencia Emocional eres tú quien debe convertirse en dueño de sus emociones y no ser esclavo de las mismas.

En la vida, ten en cuenta que tú puedes ayudarte a través del pensamiento positivo a sobrellevar una situación de dolor, por ello, cuida de ti para estar fuerte y tener calidad de vida. Los niños buscan la protección de los adultos, pero en cambio, la cualidad de un adulto es poder cuidar de sí mismo sin delegar esta responsabilidad en manos de terceros.

Aprende a diferenciar aquello que depende de tu voluntad, de aquello que no está en tus manos. Por tanto, ten en cuenta que no puedes influir en todos los ámbitos, ni tampoco en todas las personas. No te frustres al poner tu energía en el lugar equivocado. Disfruta del momento presente, intenta ser feliz, y aprende a convivir con la incertidumbre. En la vida, rodéate de personas adecuadas, de gente que te quiere y que te valora de verdad. Cada día intenta trabajar este objetivo: mejorar la relación que tienes contigo.