Coaching para parejas en conflicto
Existen parejas que siguen atadas por pura dependencia pero no se paran a pensar en si aquello que viven es amor. Existe una gran diferencia entre el amor sano y el insano, y dicha diferencia radica en los frutos que obtienes al querer a esa persona y dejarte querer por ella. Un amor sano es aquel en el que recoges frutos de satisfacción, ilusión, alegría y bienestar. Por el contrario, el amor insano conduce a la destrucción.

Consejos para solucionar conflictos

En primer lugar, es fundamental buscar la causa habitual del conflicto para poder poner el foco de atención en encontrar una solución. Por otra parte, conviene evitar errores habituales en este tipo de situaciones.

Uno de los fallos más frecuentes es el de la evitación, es decir, el de mirar hacia otra parte como si no hubiera pasado nada. Otro error es el de utilizar el dedo acusador poniendo el foco del conflicto en el otro y no buscar las soluciones en uno mismo.

Para solucionar un conflicto de pareja es importante tener una conversación sincera en la que ambos expresen claramente cuál es su grado de compromiso con la situación. No es suficiente con que uno de los dos quiera seguir con la relación para que el tema mejore. Es vital la implicación por ambas partes y en un grado equitativo.

En algunas situaciones de crisis, puede ser positiva la ayuda de un mediador que pueda ayudar como un agente externo en un proceso de diálogo.

Coaching para parejas en conflicto

Cómo actuar en un conflicto

Marca un tiempo concreto para tratar el asunto pendiente y aclarar las cosas. Expresa qué quieres tú pero practica también, la comunicación asertiva. Busca un momento para hablar en el que no sientas la ira que se experimenta poco después de un conflicto tenso.