Coaching: pasos para mejorar tu calidad de vida
Mejorar la calidad de vida es aprender a vivir mejor. Ni más ni menos. Es decir, no se trata de ganar más dinero a fin de mes, sino de reducir el estrés que limita cada día tu existencia y te impide disfrutar de las relaciones sociales. La calidad de vida no tiene nada que ver con tener un coche grande puesto que además, puedes recorrer la ciudad en bicicleta. Algo que es más barato y encima, te permite hacer ejercicio. Tampoco es necesario que tengas una casa grande, la realidad es que un espacio pequeño puede ser un hogar mucho más deseable que el que se esconde detrás de una mansión. Simplemente, porque un hogar está formado por personas, no por paredes.

Pues bien, para mejorar la calidad de vida, debes hacer algo que tal vez, nos has hecho en mucho tiempo: darte tiempo, pararte a pensar. Replantearte tu modo de vida actual que tal vez, te mantiene enganchado al trabajo para poder costear un nivel de vida que está por encima de tus posibilidades.

Este es sólo un ejemplo, la realidad es que existen muchas opciones. Tal vez estás ocupado todo el día para evitar pensar en aquello que de verdad te importa. Por ejemplo, tal vez tienes una decisión en mente que estás posponiendo demasiado por miedo a afrontar un hecho determinado.

Mejorar la calidad de vida implica entender que la existencia es mucho más que lo laboral y que el consumismo, el individualismo y la obsesión por el tener que impera a nivel social. La realidad es que puedes ser feliz teniendo menos, siendo más consciente de ti mismo y atreviéndote a ser diferente, simplemente, tú mismo. Para liberar tu obsesión por el tener puedes hacer un ejercicio sencillo. Abre tu armario y coloca en cajas toda la ropa que no utilizas desde hace tiempo. Después, puedes donar toda la ropa que esté en buen estado.