Cómo aconsejar a un amigo
En distintas situaciones de la vida, es posible ofrecer el consejo a un buen amigo al igual que es habitual pedirlo ante el deseo de tomar la decisión correcta. Es posible buscar este refuerzo externo tanto en situaciones de felicidad como en momentos de dolor. En este tipo de interacción la empatía es muy importante. El consejo debe expresarse de un modo cercano como un punto de vista personal pero no como una imposición de lo que el otro debe hacer o como si esta opción fuese la única posible.

De hecho, a nivel emocional, no es saludable dar consejos como si fuesen la única solución posible ya que en caso de que el amigo siga dichas indicaciones y se produzca un posterior fracaso, nadie desea sentirse responsable de las derrotas ajenas.

Ideas para reforzar la empatía

Para dar consejos a un amigo intenta darle indicaciones a partir de aquello que tú consideras que sería más conveniente para ti si estuvieses en sus circunstancias. Un buen consejo que puedes ofrecer con el corazón a tus amigos es: “Decide aquello que te haga sentir mejor contigo mismo a largo plazo”. A veces, las personas buscan en alguien externo aquello que en realidad, deben encontrar en sí mismas. A través de este mensaje, ayudas a que tu amigo recupere el foco buscando la introspección.

Además, si has vivido una experiencia similar a la que está viviendo un amigo que te pide consejo, puedes compartir con él qué ocurrió, cuál fue tu vivencia y cómo la afrontaste. A través de la conversación, también podemos aprender del ejemplo de los demás.

Cómo aconsejar a un amigo

Evita los reproches

Si das un consejo a un amigo y él decide hacer algo distinto pero finalmente se arrepiente porque considera que tú estabas en lo cierto, evita repetir la frase “te lo dije” ya que no aporta nada constructivo. Además, en muchas ocasiones, las personas no buscan consejos sino alguien que les escuche atentamente en aquello que necesitan expresar.