Cómo afrontar el mobbing en el trabajo
Según se deriva de los resultados de un reciente estudio, más de dos millones de españoles son víctimas de mobbing o acoso psicológico en su puesto de trabajo.

El mobbing suele comenzar poco a poco, principalmente con una sobrecarga de trabajo que es imposible que el trabajador realice dentro de su horario laboral. Además se le asignan trabajos muy por debajo de su cualificación, con objeto de que se sienta infravalorado.

En un alto porcentaje, los trabajadores que sufren mobbing suelen ser trabajadores excepcionalmente brillantes, competentes y que desean progresar en su trayectoria laboral, lo que suele despertar celos y envidias entre los compañeros o entre sus superiores, ya que aquellos que no se sientan seguros con respecto a su valía verán en este trabajador a una amenaza.

La persona que sufre mobbing no suele ser consciente de ello.

Sin poder evitarlo se sienten culpables y, a la larga, esto se traduce en un gran deterioro de la autoestima del trabajador, acompañada de una pérdida de seguridad en sí mismos, tanto en el ámbito personal como laboral. También puede sufrir dolencias debidas al estrés como problemas cutáneos o digestivos y desembocar en una depresión.

Para enfrentarse al mobbing es necesario seguir una serie de pautas, como son:

– Reconocer el problema: Supone darse cuenta de que uno mismo no es el culpable de la situación, sino que es otro quien está realizando todas esas actuaciones.

– Denunciar: Puedes hacerlo ante organizaciones especializadas en acoso laboral, ante los representantes sindicales o tu abogado.

– Buscar apoyo: Tienes muchos testigos del acoso al que estás siendo sometido, y seguramente encontrarás a alguien que apoye tu causa.

– Buscar pruebas: Aunque no siempre es fácil cuantificarlo, es necesario reunir todo aquello que pueda probar que estás siendo sometido a mobbing.