Cómo afrontar una etapa de incertidumbre laboral
El ser humano busca la seguridad para vivir con cierta comodidad a nivel emocional. La incertidumbre constante también desgasta. Sin embargo, la persona no puede ser ajena al entorno que le ha tocado vivir. La idea de tener un trabajo para toda la vida quedó atrás, para dar paso al cambio de empleo como algo más cotidiano en la vida de cualquier profesional.

Céntrate en tu futuro inmediato

Existe una costumbre muy humana pero muy poco fructífera. Pensar en el futuro a largo plazo es un riesgo absoluto puesto que es imposible predecir qué pasará dentro de dos años a partir de la situación presente. La vida da muchas vueltas, las personas cambian y algo que a día de hoy parece poco probable puede ser muy real dentro de un tiempo.

Es positivo aprender a poner la atención en el presente y en el futuro próximo e inmediato. Se trata de encontrar un equilibrio razonable entre improvisar cada día sin pensar en las consecuencias de mañana y caer en la obsesión de planificar hasta el más mínimo detalle de la existencia.

Cómo afrontar una etapa de incertidumbre laboral

Busca las certezas

En una etapa de incertidumbre laboral en la que sientes cierto vértigo ante lo que pueda pasar, es importante que busques el equilibrio de agarrarte a otras certezas de tu vida. Por ejemplo, puedes compartir más tiempo con tu familia y con tus amigos de confianza. Del mismo modo, puedes buscar espacios para disfrutar de tus aficiones porque la vocación es vital.

En una etapa de incertidumbre laboral conviene hablar de lo que sucede con naturalidad. Cultiva tu autoestima para saber que dentro de ti tienes recursos suficientes para poder afrontar una situación de despido laboral y sobreponerte a ella. El miedo al futuro se agrava todavía más cuando pierdes de vista todo tu potencial interno.