Cómo afrontar las críticas negativas
A veces, tras terminar un trabajo al que hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo o cuando hemos intentado actuar haciendo todo lo que está en nuestra mano y como mejor sabemos, la respuesta de los demás es una crítica absolutamente negativa, echando por tierra todo nuestro esfuerzo, trabajo y buenas intenciones, sin encontrar nada positivo en ellas y, en ocasiones, incluso intentando hacernos daño emocional y desmotivarnos.

Lo habitual, sobre todo si estamos atravesando una época complicada en la que todo parece ir cuesta arriba, es que nos hundamos, aceptemos lo que dice el otro como real y sintamos que no valemos como personas, o para hacer determinado trabajo o practicar ese hobby que tanto nos gusta.

Para evitar esto, es necesario que aprendamos a gestionar dichas críticas y evitar que afecten a nuestra autoestima.

Lo primero que debemos hacer es buscar lo que puede beneficiarnos de dicha crítica. En lugar de ponernos a la defensiva y rechazarla de plano por el modo en que está formulada, preguntarnos si podemos aprender algo de lo que el otro nos ha dicho. Si no es así, si simplemente es negatividad que el otro intenta echar sobre nosotros, nos olvidaremos.

También es importante no asumir lo que dice el otro como cierto o falso, sino analizarlo fríamente, independientemente de quién sea quien hace la crítica (pareja, padres, amigos, etc. ). Si es necesario, dejaremos pasar un tiempo, hasta que se nos pase el enfado o el daño. En este punto también es importante determinar a quien damos credibilidad cuando nos critica. Si es alguien que, por costumbre, lo hace negativamente, hacerlo es una pérdida de tiempo, ya que no cambiará su modo de actuar.

Por último, aceptar que no somos perfectos y que siempre habrá a quien no le guste lo que hagamos o lo que somos, hará más llevaderas las críticas negativas.