¿Cómo afrontas la vida?
Las personas somos de muchas formas diferentes y es que cada uno tenemos nuestra propia personalidad y manera de afrontar la vida de una forma u otra y todas igual de respetables. Aunque es bueno saber cómo somos y cómo afrontamos la vida para saber si realmente nos sentimos cómodos o preferimos cambiar para crecer como persona y ser más felices. ¿Sabes cómo eres? ¡Pues descubre cómo afrontas la vida!

Si eres cálido…

Si eres una persona cálida seguro que eres una persona feliz y conformista con la vida. Es muy probable que disfrutes haciendo disfrutar a los demás y eso te hace tener una red amplia de amigos. No persigues el éxito material puesto que le das importancia a otro tipo de cosas, siempre más afectivas y personales. Tu máximo fin es ser feliz y por ello eres una persona muy optimista que en los problemas ves oportunidades para crecer, buscando siempre soluciones.

Si eres inseguro…

Si eres una persona insegura te costará mucho confiar en ti mismo, te costará mucho saber cómo obtener éxito o cómo encontrar la felicidad. Sueles afrontar la vida siendo una víctima pensando que todo el mundo es malo contigo. Esto te perjudica enormemente porque te generará muchos problemas. Sientes miedo al fracaso o al rechazo y esto te hace estar siempre a la defensiva.

¿Cómo afrontas la vida?

Si eres autoafirmativo…

Si tienes una personalidad autoafirmativa serás una persona ingeniosa y firme, confías en ti mismo más que en nadie pero sabrás ganarte la confianza de los demás. Actuarás siempre creando soluciones buscando el éxito, luchando siempre para alcanzar tus objetivos. Eres feliz cuando participas en tu vida de forma activa.

Si eres ofensivo…

Si eres una persona ofensiva eres exigente con los demás y contigo mismo, además de agresivo. Seguramente tienes éxito en tu vida pero no podrás disfrutar de ello y siempre te sentirás infeliz. Tus estrategias de ataque hacia los demás ofenden y hacen daño, además de perjudicar al otro, es por eso que las personas prefieren evitarte. Si eres así te crearás enemigos habitualmente.