Cómo aliviar la desesperación
La desesperación es la emoción contraria a la esperanza. En última instancia, es un grado de tristeza vivido de forma intensa. El suicidio es la manifestación más palpable de desesperación. Sin embargo, antes de llegar a ese punto, existen otros estados emocionales vinculados con la desesperación en los que la persona se siente mal, cansada y observa con rabia y negatividad la vida. Por ejemplo, es habitual que una persona que tiene que hacer frente a una enfermedad grave experimente rabia y no deje de preguntarse el motivo por el que le ha tocado a ella esa situación. Incluso, también las personas que tienen fe en Dios pueden llegar a sentir la misma rabia hacia la divinidad.

¿Cómo se puede aliviar la desesperación que a veces se siente en el desempleo, la enfermedad o el desamor? En primer lugar, cuando se está mal es necesario pedir ayuda. Cuando el ser humano tiene dolor de cabeza acude al médico, sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer en los temas de bienestar emocional. Cuando te duela el alma no dudes en acudir al psicólogo o llamar por teléfono a asociaciones tan excelentes como El Teléfono de la Esperanza. Allí te escucharán y te atenderán durante todo el tiempo que sea necesario. Tu historia es importante, no dudes en contarla y compartirla para poder aliviar tu pena.

La desesperación te hace observar el presente como un drama y el futuro como una tragedia. Por ello, echa la vista al pasado. Observa todos los momentos bonitos que has vivido, siéntete afortunado por las personas que te han querido y que han pasado por tu vida aunque sea, cinco minutos. Cada gota de amor que recibimos nos constituye como personas felices.

Dentro de ti tienes una capacidad inagotable de superarte a ti mismo y de soportar incluso las circunstancias más adversas. El peso de la desesperación es enorme por ello, cuando la sientas, olvídate del mundo y cuida de ti. Olvídate de las expectavias que otras personas puedan tener sobre ti. Descansa, aliméntate bien y rodéate solo de aquellas personas que de verdad te hacen sentir bien y pueden aliviar tu pena con sólo escucharte y estar allí.