Cómo aprender cada día de los demás
El aprendizaje es un ingrediente muy positivo en la receta de la felicidad. Sin embargo, existen muchos frenos que limitan este aprendizaje. Uno de ellos, la soberbia de querer tener la razón constantemente. Existen personas que escuchan mucho más sus ideas que las de los demás, durante una conversación. ¿Cómo aprender de verdad? Platón, uno de los grandes pensadores de la filosofía griega reflexionó sobre cómo la luz de las ideas se alcanza en el diálogo con el amigo.

Escuchar sin juzgar

Uno de los pasos más importantes para poder aprender de otras personas durante una conversación es escuchar sin juzgar. Es decir, evitar ese ruido mental de “los juicios negativos” para conocer el punto de vista del otro. Conocer la opinión de otra persona no implica compartirla pero sí respetarla.

Para aprender de los demás, es necesario dar espacio a todos los participantes en una conversación.

Cómo aprender cada día de los demás

Cambiar de opinión

Existe un signo de sabiduría muy valioso en cualquier etapa de la vida, también en la madurez: cambiar de opinión. Es decir, darte la oportunidad de cambiar tu punto de vista sobre un asunto determinado muestra una capacidad reflexiva.

El poder de la admiración

Admirar a otras personas implica apreciar sus acciones positivas que son un referente para ti. Además, gracias a la diferencia generacional, también es posible aprender de la experiencia y de la sabiduría de vida de las personas mayores.

Trabajar en equipo

En el contexto profesional, aprender de los demás implica trabajar en equipo con la clara conciencia de que la suma de talento de cada uno de los integrantes del mismo aporta un valor añadido a la capacidad personal.

De hecho, aprender es vivir ya que la verdadera universidad práctica es la vida en sí misma como punto de experiencia que potencia el autoconocimiento propio.