Cómo aumentar la tolerancia a la frustración
Puede ser normal que cualquier persona se sienta frustrada acerca de determinadas cuestiones de la vida, pero no debemos permitir que estas frustraciones afecten negativamente a nuestra salud. Te recomendamos poner en práctica estas sugerencias para convertirte en una persona algo más flexible, razonable y tranquila especialmente cuando debamos enfrentarnos a situaciones inesperadas.

Toma conciencia de lo que te afecta para evitarlo en la medida de lo posible. Analiza tus reacciones ante lo que te molesta para descubrir el aspecto que debes mejorar. Poder reconocer el problema y cómo se manifiesta es el primer gran paso en el camino a solucionarlo.

Es importante también llegar a tener control sobre tus propias emociones. Sentir frustración supone una hipersensibilidad hacia lo extraño, que potencia nuestro lado negativo. Reflexiona acerca de la forma en la que percibes los acontecimientos de tu vida, así presta atención a las diversas emociones sobre vivencias y analízalas con detenimiento, interiorizando lo que realmente valoras de cada cosa.

Proponte metas concretas que puedas alcanzar, no te marques objetivos imposibles. Es mejor empezar con cosas pequeñas para no desanimarnos, puedes anticiparte a un potencial fracaso. Prueba con proyectar metas lógicas y alcanzables a corto plazo. De ese modo podrás alcanzar el éxito final.

No seas tan exigente contigo mismo. Recuerda que la perfección absoluta no existe. Una gran auto exigencia hace caer a las personas en la ilusión de creer la posibilidad de ser insuperable. Al mismo tiempo, acepta y reconoce las contingencias. Muchas cosas dependen de nosotros pero siempre hay algo que no podemos controlar. Diferencia cuando puedes actuar para atender las consecuencias.

Ejercita tu capacidad de decidir, en vez de huir, lamentarte, negar o quedarte perplejo ante un problema, intenta pensar posibles estrategias de acción para encontrar la mejor solución en cada caso. De este modo tendrás las herramientas necesarias para evitar la frustración modificando tu actitud.