Cómo aumentar tus posibilidades de conseguir tus metas
A lo largo de nuestra vida nos vamos fijando metas y objetivos que queremos conseguir, algunos sencillos y cercanos y otros más difíciles de lograr. Algunas de dichas metas las logramos y otras no, y el balance de estos éxitos y fracasos va aumentando o minando nuestra capacidad de seguir luchando por nuestras metas, según sea el balance positivo o negativo.

Si es positivo, es decir, si hemos logrado muchas de ellas, nuestro poder para lograrlas aumentará, pero si es negativo o si nosotros lo consideramos así, nuestra capacidad disminuirá, hasta el punto que podremos llegar a creernos incapaces de lograr aquello que soñamos o perseguimos, sea lo que sea. Para evitar que esto suceda, debemos seguir una serie de pasos que nos ayuden a recuperar la confianza en nosotros mismos y en nuestro poder para lograr aquello que perseguimos.

En primer lugar, es necesario que definamos claramente la meta. En este punto debemos estar seguros de que somos realmente nosotros los que deseamos alcanzarla y no nuestros padres, amigos, etc. Una vez estemos seguros, pasaremos a definirla lo más clara y concretamente posible.

También es muy importante creer en nosotros, en que somos capaces de lograr nuestro objetivo. Si no es así, la posibilidad de lograrlo se reducirá en gran medida, por lo que debemos auto convencernos de que podemos.

El siguiente paso es detectar aquello que necesitamos para lograr nuestro sueño. Muchas veces las metas no se logran porque nos falta conocer los instrumentos y las herramientas necesarias para ello.

Establece un plan con acciones tendentes a lograr tu meta, compuesto de metas más pequeñas. En él, determina de forma realista qué harás cada día, semana o mes para lograr tu meta y asegúrate de poder cumplirlo.

Finalmente, márcate una fecha de comienzo, para que tu idea comience a transformarse en realidad.