Cómo caer bien a los demás
Los seres humanos estamos hechos para vivir en sociedad y relacionarnos unos con otros. En este aspecto, existen personas que parecen tener una facilidad natural para conectar con los demás, despertar su simpatía y crear relaciones y lazos con los demás, mientras que para otras, resulta muy difícil, y, aunque no saben muy bien por qué, tienen la sensación de que no caen bien a los demás o de que no logran conectar con ellos, con lo cual terminan retrayéndose más y más y alimentando más esa dificultad.

Sin embargo, caer bien y relacionarnos fácilmente con los otros no resulta tan complicado como a primera vista puede parecer. Muchas veces depende de pequeños detalles muy sutiles de nuestro comportamiento o nuestro lenguaje no verbal, detalles de los que no somos conscientes y que suponen una barrera a la hora de relacionarnos:

– Sonríe: Nada facilita tanto la relación con otro ser humano como una sonrisa franca. Además, incluso a nivel físico, resulta mucho más rentable, ya que necesitas 72 músculos para fruncir el ceño y sólo 14 para sonreír.

– Llama a la gente por su nombre: Al hacerlo, estamos personalizando al otro, individualizándolo y distinguiéndolo del grupo y ese reconocimiento mejorará instantáneamente nuestras relaciones con él o ella.

– Sé sincero y cordial: Compórtate como te gustaría que los demás se comportaran contigo.

– Escucha activamente: Seguramente habrás observado que la gente huye de las personas que hablan, hablan y hablan de ellas mismas pero no prestan el más mínimo interés a los demás. Es importante escuchar, pero activamente, interesándote en lo que dice. Eso no significa que no hables de ti, porque el intercambio es necesario, pero deja también espacio para la escucha.

– Controla tus nervios, independientemente de las circunstancias. Cuando sientas que vas a explotar, cuenta hasta 10, 20 ó 30…, según necesites.