Cómo calmar un dolor emocional
Los dolores emocionales son complejos ya que las cicatrices del alma suelen tener un mayor tiempo de cicatrización que las heridas físicas. El dolor emocional produce sufrimiento porque muestra heridas que son más difíciles de olvidar. ¿Cómo calmar el dolor anímico? El primer paso para reducir el sufrimiento es tomar conciencia de querer hacer un cambio interior. Por ejemplo, una persona que sufre por un desamor no dejará de hacerlo hasta que realmente se convenza a sí misma de que quiere olvidarse completamente de la otra persona.

Todo proceso emocional está marcado por una toma de conciencia, darte cuenta de que algo te afecta es el primer paso para poder cambiar tu actitud.

El efecto positivo del llanto

Expresar la tristeza también es un signo de desahogo emocional. Llorar resulta terapéutico. Es posible llorar a solas o en compañía de un amigo recibiendo su apoyo y consuelo anímico. Es muy importante reflexionar sobre los propios sentimientos ya que en ocasiones, pueden estar intercalados. Por ejemplo, es posible experimentar tristeza e ira al mismo tiempo. Cada sentimiento ofrece una información específica.

Cómo calmar un dolor emocional

Hacer algo al respecto

Los sentimientos también pueden sentirse en una intensidad concreta. Puedes clasificar tu dolor en un porcentaje de 0 a 10. Una vez que ya tengas más identificado tu malestar puedes preguntarte: ¿Qué puedo a hacer a partir de ahora para sentirte mejor? Aceptar las circunstancias externas para poder hacer cambios en la forma de posicionarnos ante esa realidad específica es un signo de inteligencia emocional para calmar el dolor.

Esta pregunta es positiva porque en ocasiones, el sufrimiento nos conduce a la pasividad. Sin embargo, incluso en situaciones de este tipo es importante ser proactivo. En una situación de dolor, actúa del modo en el que te sientas más tranquilo contigo mismo y con la decisión que has tomado.