Cómo cambiar tu realidad
Tu realidad vital, en apariencia, puede ser una. Sin embargo, tu vida y tu situación tienen múltiples lecturas. Por ello, en caso de querer cambiar tu vida, previamente, tienes que hacer una lectura diferente de los hechos. La interpretación que haces de los acontecimientos, de tu trabajo, de tus relaciones y de ti mismo puede hacerte sentir feliz o, por el contrario, triste y desgraciado.

El primer paso para cambiar tu realidad es aceptar las cosas tal y como son. Algo que resulta muy fácil en la teoría pero mucho más difícil en la práctica. Supone un entrenamiento emocional a la hora de entender que aquello que se gana con esta actitud es mucho más importante que aquello que se pierde. Por ejemplo, en medio de un desamor, aceptar las cosas tal y como son, puede ayudarte a vivir el presente, a no seguir estancado en el pasado y también, puede ayudarte a valorar tu vida mucho más de lo que lo haces.

Para cambiar tu realidad también tienes que dar el salto a la acción. Entendiendo que en la vida las cosas no pasan por arte de magia sino que es uno mismo, el que a través de los hechos y de las acciones trabaja su propio bienestar y su nivel de felicidad. Elabora un plan de acción para llevar a cabo tus sueños y no pospongas cosas que para ti son de verdad importantes.

Para cambiar tu realidad, intenta quererte más a ti mismo. En la medida en que te das el valor que tienes en realidad también te sientes mucho más satisfecho y contento con todo. Tu realidad es la que es, sin embargo, intenta que la historia que te cuentas a ti mismo sobre tu propia vida sea más amable, más constructiva y más agradable de escuchar. Igual que si fuese un cuento, puedes poner tu foco de atención en los momentos dulces.