Cómo cambiar tus emociones con PNL
Un anclaje es un proceso que nos va a ayudar a transformar sensaciones negativas en positivas a través de un proceso mental. Cuando creamos un anclaje lo que hacemos es programar a nuestro cerebro para que tenga un respuesta positiva a un determinado estímulo en el momento en que lo necesites, es decir, que te haga sentir bien en un situación en la que te sientas ansioso, angustiado o tengas miedo.

Para crear un anclaje es necesario seguir los siguientes pasos:

– Determina cómo te quieres sentir: Si quieres sentirte motivado, tranquilo, relajado, confiado, etc. Es necesario que lo definas muy bien y siempre de modo positivo. Por ejemplo: “¡Quiero estar tranquilo”.

– Recuerda un momento en tu vida en el que te hayas sentido de la manera que hayas determinado en el primer paso, en nuestro ejemplo en un momento en que te sentiste especialmente relajado. Necesitas un recuerdo que sea intenso y poderoso.

– Visualízalo al detalle, sintiendo lo que sentáis, oyendo, oliendo… hazlo con todo detalle de forma que la imagen y el sentimiento sean completamente claros en tu mente.

– Realiza el anclaje: Identifica el momento en el que la sensación es más intensa. Visualiza la situación tres veces y en el momento en que la sensación sea más intensa puedes chasquear los dedos, pronunciar una palabra, aprieta tu dedo índice con el pulgar de la otra mano… cualquier gesto vale y el gesto lo eliges tú. Al tiempo que lo realizas, visualiza una imagen que te evoque cómo te estás sintiendo. Realiza este ejercicio durante un rato y después piensa en otra cosa totalmente diferente.

Repite el proceso de realizar el anclaje cinco veces, para que éste se consolide. De ese modo, la próxima vez que estés en medio de una situación angustiosa no tienes más que reproducir tu anclaje (chasquear los dedos, decir una palabra) y la tranquilidad te invadirá automáticamente.
.