Cómo cambiar una situación negativa
El ser humano vive una realidad marcada por circunstancias que pueden hacerle sentir muy bien o por el contrario, crear una influencia negativa en su estado de ánimo. El reto es conseguir a través de la superación personal, que el entorno tenga cada vez menos peso y no sea una condición determinante en su bienestar interno. Tú eres el dueño de tu felicidad, incluso, en medio de una situación negativa.

Cambia de actitud

Existen momentos de la vida en los que una situación negativa resulta inevitable de afrontar. Es imposible huir de ella. Así sucede, por ejemplo, en una enfermedad. Sin embargo, el ser humano siempre es dueño de hacer un cambio en su actitud y el modo de afrontar una situación puede ser determinante para ganar confianza en el presente.

Para cambiar de actitud es indispensable hacer autocrítica para poder analizar las fortalezas y las debilidades internas.

Aprende de los demás

Cada persona reacciona de una forma diferente ante una misma situación. Existen personas que se convierten en todo un ejemplo de vida y de superación. Busca personas que sean para ti un referente y una fuente de valor.

Cómo cambiar una situación negativa

Evita el rol de víctima

Ante una situación negativa es indispensable que evites el rol de víctima porque todo ser humano sufre de una o de otra forma en su vida. Como adulto, asume tu realidad, recuerda que no estás solo y que puedes pedir ayuda.

El rol de víctima está asociado con la queja constante: no pierdas tu energía en quejarte todo el tiempo porque minimizas tu capacidad de afrontar la situación. Busca un sentido a tu sufrimiento para poder encontrar una esperanza en el presente y sobrellevar con optimismo esa carga compleja a nivel emocional.

No son las circunstancias las que te convierten en víctima sino que es tu forma de afrontar un hecho el que te determina.