Cómo canalizar el rencor
El rencor es un sentimiento muy humano que surge cuando una persona se ha sentido herida por otra. La vida bien vida es aquella que se vive siempre mirando hacia adelante. Sin embargo, los humanos podemos cargar con cosas innecesarias en nuestra mochila emocional. El rencor es un claro ejemplo de ello.

El rencor no sirve de nada

Lo primero que debemos tener en cuenta es la nula utilidad que tiene el rencor para lograr una vida feliz. El rencor se alimenta a base de recrearte en lo negativo. Y eso perjudica a aquel que en primera persona, no pasa página. Por muy injusto que haya sido lo que te ha pasado, recuerda que la vida no se mide por el criterio de la justicia y lo que de verdad importa es vivir el presente.

Por ello, cuando tu mente viaje hacia el pasado, de una forma consciente, busca una ocupación que te obligue a centrarte en este instante.

Centra tu atención en lo positivo

Todas las personas, cuando buscamos motivos para ser pesimistas, los encontramos. Sin embargo, si buscamos razones para ser positivas, también las encontramos. Por ello, es muy importante tener el egoísmo sano de querer ocupar el tiempo en cosas agradables y bonitas. Recuerda que lo que pasó, ya quedó atrás. No confundas recuerdo y realidad.

Cómo canalizar el rencor

Toma una decisión

Tener rencor o no tenerlo es una decisión personal que cada uno toma en su vida. La inteligencia emocional te ayuda a entender que sales ganando mucho cuando te liberas de todo el peso del rencor al tomar la decisión de dejar de arrastrar ira por un conflicto que no quieres que siga limitando tu vida como hasta ahora. Eres una persona libre, es decir, tú estás por encima de un sentimiento como el rencor porque eres más fuerte.