Cómo cerrar bien un capítulo de tu vida
La vida no es una película, sin embargo, sí tiene una sucesión de secuencias que componen una trama. El argumento de la vida no es previsible como el de un filme. Los capítulos de nuestra historia pueden durar más o menos, dependiendo, también, del tiempo que nosotros queramos quedar en cada uno de ellos.

Personas que no han cerrado un capítulo

Existen muchas personas que a pesar de creer que viven su presente, no han cerrado su capítulo. Aquellos que siguen tan enganchados a su ex, no dejan la puerta abierta a nuevos amores. Por larga que fuera una relación es mejor asumir que aquello ya ha acabado.

Para cerrar un capítulo tienes que desear hacerlo y para ello, lo esencial es caminar en armonía con la realidad para que aquello que sucede en el plano de los hechos y aquello que pasa en tu mundo mental, sea uno.

Cómo cerrar bien un capítulo de tu vida

Cómo cerrar una etapa

La naturalidad es la mejor forma de vivir. Existen etapas que se acaban, historias personales que evolucionan. Pasa página, sigue escribiendo tu cuento, no te pares a releer una y mil veces aquello que pasó en un capítulo anterior. Ya no tiene sentido porque por mucho que te empeñes, tampoco puedes recordar las cosas exactamente como son. La mente tiene una gran capacidad para distorsionar una historia, de una forma inconsciente, ensalza unos detalles y da más valor a otros.

Decir adiós es un aprendizaje. Cuando no te despides de algo caes en la esclavitud de aferrarte con uñas y dientes a algo que ya no forma parte de ti. Es como caminar en una dirección que no te corresponde. Piensa que en el libro de la vida lo mejor es aquello que está por venir. Anímate a descubrirlo.