Cómo comprender la actitud de una persona solitaria
Uno de los errores más habituales en las relaciones personales es juzgar las actitudes ajenas en función del modo de ser propio. Cada persona es un mundo y la empatía supone salir fuera de uno mismo para entender que existen muchas formas de vivir. Las personas solitarias valoran la amistad y el amor como cualquier ser humano aunque lo hagan de distinta forma. ¿Cómo entender sus reacciones?

Necesitan mucho espacio para estar a solas

Una persona solitaria es aquella a la que le agobia la idea de acudir a una fiesta multitudinaria, sin embargo, disfruta con un plan más tranquilo. Del mismo modo, son personas que necesitan mucho espacio para sí mismas y quieren tener la sensación de que una amistad no les roba todo ese tiempo.

Por tanto, es importante que a la hora de tener una relación con una persona solitaria, tengas claro este límite para que el otro no se sienta agobiado, ni presionado al tener que quedar de forma rígida todas las semanas, por ejemplo. Las personas solitarias se sienten incómodas al adoptar ciertos compromisos porque se sienten invadidas en su espacio. Por ello, es importante darles tiempo para que vayan tomando confianza con el otro.

Cómo comprender la actitud de una persona solitaria

Pocas relaciones pero auténticas

Las personas solitarias son muy selectivas en sus relaciones personales y pueden tener pocas amistades pero los vínculos que establecen son muy auténticos. Además, una persona solitaria puede ser poco expresiva a nivel afectivo y no mostrar con facilidad cuánto significan para ella, las personas más cercanas. Sin embargo, tienen una alta sensibilidad interior y dan mucho peso a ese afecto.

No se trata de etiquetar a las personas en compartimentos sino de entender que en una amistad es importante ceder para encajar las piezas del puzzle de una forma natural y no forzada. Si una persona es muy sociable y otra es más solitaria, de lo que se trata es de no hacer de ello una barrera porque existen puntos de encuentro.