Cómo conquistar el destino
El destino no está escrito, salimos a su encuentro cada mañana para crearlo a partir de la libertad personal basada en la toma de decisiones. ¿Qué hacer para tomar las riendas de tu vida y conquistar tu destino?

Implicarte en tu propia historia

Uno de los puntos más decisivos es tener un grado de implicación real con el presente, es decir, ser protagonista de la vida y actuar como tal. Sumar vida a la vida a través de la actitud. Emprender el vuelo de esta experiencia apasionante sintiendo el miedo y la valentía al mismo tiempo.

La felicidad también puede producir vértigo: la línea que separa a una persona de sus sueños puede ser muy fina pero muy potente como muestra el límite del miedo. Para conquistar el destino es necesario ir más allá de esos temores que condicionan de una forma frecuente a la persona.

No importa la edad

No importa la edad que tenga una persona si ya es adulta. Lo importante es que tiene autonomía para luchar por sus verdaderos deseos sin delegar su felicidad en terceras personas. Esto no significa ser individualista sino aprovechar el tiempo vital con inteligencia emocional. Disfrutando del viaje de la vida y no solo de la meta.

Cómo conquistar el destino

Los beneficios del optimismo

Es recomendable ser optimista en un camino en el que también surgirán preocupaciones, fracasos, derrotas, pérdidas personales materiales y emocionales. Estas dificultades se afrontan mejor a partir del optimismo.

No pasa absolutamente nada por tener miedo. Es recomendable racionalizar el sentimiento para ponerlo en su contexto adecuado y comprender su esencia. La inteligencia puede poner luz al sentimiento.

Para conquistar tu destino, es muy importante potenciar la autonomía personal evitando cualquier tipo de dependencia en pareja. No delegues responsabilidades propias en manos de otra persona porque nadie puede saber tan bien como tú mismo, qué quieres conseguir.