Cómo controlar el miedo
El miedo es una de esas emociones que puede llegar a paralizar la mente humana cuando se da en un grado muy intenso. Pero además, cuando te dejas atrapar por el miedo observas la realidad desde el prisma de la negatividad, crees que todo es oscuro y que estás en un peligro constante. Peligros que no están en la vida sino en tu cabeza y en tu corazón. Es difícil moderar el miedo, sencillamente, porque la mente humana a veces, es libre y viaja hasta lugares insospechados sin que nos demos cuenta.

Dentro de las propias estaciones del año, algunas invitan más que otras a la esperanza. La primavera por ejemplo, representa el renacer de los sentidos, las relaciones sociales son muy intensas durante esas fechas, por el contrario, en otoño y en invierno la soledad es mayor por el efecto de las bajas temperaturas y que los días son más cortos.

¿Cómo puedes controlar el miedo? Mirándote al espejo y viéndote tal y como eres. Date cuenta que en el pasado afrontaste grandes retos, por tanto, eres una persona valiente capaz de hacer frente al dolor y al sufrimiento. Por otra parte, haz un ejercicio de introspección profundo. Piensa en cuántos miedos de los que te han venido a la mente en algún momento se concretaron en la vida real. Tal vez, un cinco por ciento. Es decir, la vida es más bella de la que a veces, nos la imaginamos.

Ten fuentes de optimismo en tu día a día: empieza el día con una música enérgica, queda con personas que te hacen sentir bien y te transmiten buena energía, participa en causas solidarias, disfruta de los placeres cotidianos y sencillos de la vida, desde una buena comida hasta un baño relajante… Aprende a vivir el ahora y así también, controlarás el temor a lo que pueda pasar mañana. Sencillamente, porque cuando nos centramos en el presente, nos damos cuenta de que el futuro no existe.