¿Cómo convertirte en una persona independiente?
¿Cómo convertirte en una persona independiente? La independencia es una necesidad vital y urgente para poder tener un buen nivel de autoestima y de inteligencia emocional. Ser independiente implica entender que la felicidad depende únicamente de ti, por tanto, no puedes delegar responsabilidades propias en terceras personas. Por otra parte, es fundamental aprender a vivir con esperanza y con confianza en que tienes toda la capacidad de resolver los conflictos por ti mismo.

Una cosa es pedir ayuda en momentos puntuales de la vida, y otra muy diferente, tener que consultar con alguien cada paso que das por miedo a equivocarte. Pedir consejo es bueno en el momento oportuno, pero no es bueno vivir a merced de la voluntad ajena. Esperando la aprobación de los demás.

A veces, las personas no son lo suficientemente autónomas porque han crecido en un entorno demasiado protector. De este modo, cuando crecen y tienen que despertar al mundo, se sienten indefensos y débiles porque no pudieron poner en práctica estas herramientas de crecimiento en la infancia. Ser independiente te ayuda a sentirte mejor contigo mismo.

Y también, te hace tener menos miedos porque necesitas menos de los demás y más de ti. En la medida en que te conoces mejor también descubres todas tus fortalezas. Sin duda, el lado positivo es que cualquier edad es buena para aprender a vivir mejor y ser un poco más independiente y autónomo. Puedes animarte a hacer cosas que nunca te atreviste. Pueden ser pasos tan sencillos como el de realizar un viaje en solitario, ir al cine sin compañía para ver una película, comprar algo que te apetece sin pedir el asesoramiento de nadie más. La vida es una aventura positiva que merece la pena disfrutar de verdad. Por tanto, abre tu mente y tu corazón hacia los demás pero también, hacia ti mismo.