Cómo crecerte ante los problemas
Las personas podemos sentirnos diminutas ante un problema cuando desconfiamos de nuestra capacidad para resolverlo. Una sensación que está muy unida a una autoestima baja y al miedo. En cambio, las personas también podemos crecernos ante las dificultades de la vida porque cada situación te permite aprender cosas nuevas y entrenar habilidades que, de otra forma, nunca podrías poner en práctica.

Cómo tener confianza en ti mismo

En primer lugar, cuando algo te preocupe, cuando antes lo afrontes mejor porque el arte de la postergación no trae nada bueno a pesar de esa aparente sensación de alivio que causa en un primer momento. Todo aquello que tienes que hacer y no lo afrontas, sigue ahí en tu mente y en tu corazón como una carga que cada día pesa más. Para acabar con la tendencia a la postergación márcate una fecha concreta para cumplir con ese objetivo y deja de lado los perfeccionismos o la idea de que lo harás mañana. No te engañes a ti mismo.

Para crecerte ante los problemas ten en cuenta que no partes desde cero sino que tienes experiencia práctica en resolver conflictos interpersonales y situaciones de tensión laboral porque la escuela de la vida te reporta un aprendizaje diario. Entrena todos tus conocimientos adquiridos porque hoy eres más fuerte y más sabio que hace cinco años.

Cómo crecerte ante los problemas

Cómo minimizar un problema

Puedes minimizar un problema a través del sentido del humor. Existen muchas formas de minimizar un asunto, quédate con la forma que te haga sentir mejor a ti. No te guardes todas tus preocupaciones para ti mismo y comparte lo que te pasa con personas de confianza para sacar fuera el malestar que llevas dentro. Si no tienes a alguien cerca con quien poder hablar puedes expresar tus ideas en un papel.