Cómo dar menos vueltas a la cabeza
Si una persona quiere, puede pasar horas y horas dando vueltas a un mismo punto, pensando en diferentes opciones, analizando posibles ideas: ¿Qué se gana en una situación así? Algunas personas pensarán que no se gana nada, pero en realidad, sí que se suma algo negativo a la vida: preocupaciones, cansancio, estrés, pérdida de tiempo… ¿Cómo pensar menos las cosas y vivir el presente?

En primer lugar, recuerda que la mente también se educa, es decir, es indispensable crear nuevos hábitos para vivir de una forma más flexible y adecuada la realidad. Existen personas que puede que piensen demasiado por una cuestión de formación, por ejemplo, quienes han estudiado filosofía. Incluso, en ese caso, es sano poner límites para atender lo cotidiano y vivir lo inmediato. Actividades prácticas que son fantásticas para poder desconectar la mente de cualquier tensión.

En segundo lugar, para pensar menos las cosas también conviene dar una prioridad adecuada a cada tema. Por ejemplo, sí puede ser muy necesario pensar en un asunto que puede tener consecuencias visibles sobre tu vida, pero en cambio, no es lógico perder el tiempo en medio de la indecisión de no saber qué plan hacer un sábado por la tarde. En este tipo de planes, puede ser adecuado aprender a improvisar y no querer tenerlo todo bajo control.

Cuando haya algo que te torture de una forma especial, entonces, escríbelo en un papel, exterioriza tus pensamientos. Eso te ayudará a aliviar tu carga emocional. Rodéate de personas activas y positivas en su rutina diaria porque esa actitud también se contagia, por ello, sentirás un gran bienestar. Si existe algo que te preocupa de una forma especial, entonces, pide una tercera opinión, busca consejo porque esa situación aliviará tu tristeza de una forma inmediata.