Cómo debes comportarte contigo mismo
Siempre pensamos en cómo debemos comportarnos con los demás. Y es que, al final, el ser humano es un ser relacional, es decir, vive en grupo. Por ello, debes hacer un esfuerzo especial por integrarte en el equipo de trabajo de tu empresa, por ser uno más en tu comunidad de vecinos, por ser amable cuando vas a hacer la compra al supermercado, por crear un buen ambiente con el grupo de las clases de yoga…

En definitiva, tenemos tan interiorizada la noción de grupo y de comunidad que, a veces, perdemos de vista nuestra vertiente individual. Es decir, tú también debes tener espacios y tiempos para la calma, para pensar en tus intereses, disfrutar de tu bienestar, apostar por tus sueños, poner en práctica la introspección y el autoconocimiento…

Pues bien… ¿Cómo debes comportarte contigo mismo? Debes ser tu mejor amigo, la persona que más te quiere, hazte la vida agradable, sé comprensivo, ten paciencia con tus errores, aprende a perdonarte… Trátate con mucho cariño cada día y libérate de ese peso de la culpa que no te conduce a ninguna parte. Comprende tu debilidad, tus miedos y tus inseguridades.

En la vida es esencial aprender a vivir en plenitud. Pues bien, dicha plenitud comienza por uno mismo. Por tener la seguridad de vivir y de ser feliz en contacto con los demás pero también, en contacto con la verdad interior que habita en tu corazón. Por otro lado, en la medida en que tengas más conocimiento de lo humano también tendrás más capacidad de aprender a vivir en plenitud. Por ejemplo, puedes leer libros sobre psicología, participar en cursos de autoestima y de inteligencia emocional, tener conversaciones profundas con tus amigos, aprende a observar a aquellos que te rodean para imitar sus virtudes y evitar sus defectos.