Cómo dejar de estar enamorado
Existen situaciones en las que lo más sabio que puede plantearse una persona es dejar de estar enamorada. Así sucede cuando estás en una relación infeliz, cuando llevas años intentando olvidar a un ex o cuando tienes frente a ti a un amor platónico. El amor no correspondido en la misma forma hace mucho daño y no sólo la mente se deteriora al aguantar la presión del dolor sino también el cuerpo puesto que las emociones desagradables dejan huella. Un desamor agota, te roba vitalidad y produce pereza. Lejos de ideales románticos, en ocasiones, matar el amor de una forma consciente es la mejor opción. Es decir, matar el cariño hacia otra persona puede ser el primer paso para descubrirte a ti mismo.

Acaba con el pensamiento autodestructivo

Existen formas de pensar que son autodestructivas. Por ejemplo, evita pensar que nunca vas a encontrar a alguien especial. Evita todo pensamiento que te vincule al rol de víctima. Asume la situación tal y como es cortando las alas del pensamiento. Cuantos menos juicios de valor hagas a partir de tus vivencias mucho mejor. Es lo que pensamos a partir de una realidad lo que nos hace sentir peor que la realidad misma.

Querer dejar de estar enamorado comienza por una decisión personal. La decisión de querer dejar de sufrir y de pasarlo mal cuando estás llamado a disfrutar de la vida y a ser feliz.

Cómo dejar de estar enamorado

Consejos para matar el amor

Actúa con indiferencia de una forma consciente para olvidarte de esta persona. No recurras a los celos o a la indiferencia como arma de seducción. No esperes nada más de esa historia, cierra el capítulo para poder avanzar. Aunque estés triste, es importante que no te encierres en casa y que sigas manteniendo el contacto con tus amigos. De lo contrario, se suman dos sufrimientos tan importantes como el desamor y el aislamiento.

Evita ver comedias románticas que alimentan estereotipos equivocados del amor y que pueden no ser muy constructivas en un periodo de desamor. Si te ayuda, puedes escribir tu diario del olvido en el que cada día, te marques el objetivo de acordarte un poco menos de la otra persona. Tú puedes conseguirlo y cuando lo hagas, te sentirás muy bien contigo mismo. Te habrás liberado de una carga que no te deja ver la luz del sol.