Cómo dejar de llegar tarde
A primera vista, parece que dejar de ser impuntual es una de las cosas más fáciles que existen, ya que basta con salir de casa unos minutos antes para llegar a tiempo a nuestra cita, sea del tipo que sea. Sin embargo, la realidad es que esto no es tan fácil, porque la impuntualidad suele estar originada por causas inconscientes, como la tendencia a la procrastinación, derivada de un gran perfeccionismo, un rechazo inconsciente hacia la persona con la que hemos quedado o hacia el trabajo, que nos llevan a llegar siempre tarde.

Pero es indudable que, cualquiera que sea su causa, a la larga, la impuntualidad nos puede causar problemas y por ello es un problema que debemos resolver, para evitar que influya de forma negativa en nuestra vida laboral y personal.

Para ir tomando conciencia del tiempo es buena idea poner un reloj en cada habitación, de forma que constantemente podamos ver la hora.

Cuando determines el tiempo que necesitas para cada cosa, añade diez minutos más, es decir, si piensas que tardarás veinte minutos en desayunar, cuenta como que son treinta. La razón de esto es que muchas veces no somos realistas y pensamos que podemos hacer multitud de cosas en un corto espacio de tiempo, lo que nos lleva a llegar tarde.

No te planifiques demasiadas actividades durante el día. Un horario demasiado apretado y estricto hará que, de algún modo, llegues tarde a algún lugar. Espacia las tareas en varios días, si es necesario, dando preferencia a aquellas que se deben resolver de forma inmediata.

Intenta ser lo más organizado posible. Mucho tiempo se nos va en buscar cosas como las llaves, el móvil o la libreta donde tenemos las notas para la presentación. Teniéndolo todo controlado, será más fácil llegar a tiempo.