Cómo dejar de pensar en tu ex-pareja
Romper con nuestra pareja nunca es fácil, especialmente si no somos nosotros quienes hemos llevado la iniciativa de la ruptura y simplemente nos encontramos con el hecho de que nuestra pareja ya no quiere seguir adelante con la relación. En estos casos, no nos queda más remedio que aceptar que nuestra relación de pareja se ha terminado y que tenemos que comenzar un nuevo capítulo de nuestra vida, pero esto no siempre resulta tan fácil, ya que puede resultarnos imposible dejar de pensar en nuestro o nuestra ex-pareja, y mientras sigamos anclados a este pensamiento, no podremos comenzar de nuevo.

Para ello, el primer paso que debemos dar es aceptar que, efectivamente, la relación se ha terminado, sin dejar que emociones como la rabia o el orgullo mantengan constantemente a nuestro ex en nuestra cabeza.

Esto es especialmente importante si somos personas dependientes a quienes nos resulta casi imposible aceptar que, efectivamente, se terminó y seguimos dándole vueltas a lo que ocurrió, imaginando métodos para recuperar la relación, etc., lo cual sólo contribuye a aumentar nuestro dolor emocional.

Si nos resulta muy difícil superar la separación, es muy útil deshacernos de todos los recuerdos, regalos y objetos que nos recuerden a él o a ella. De este modo, será más difícil que nuestros pensamientos se centren de nuevo en nuestra ex pareja.

Es el momento también de realizar actividades nuevas que te permitan tener la mente ocupada y que te ayuden a conocer personas diferentes de los amigos de ambos.

Es importante también que cuides tu autoestima, y tener presente que una ruptura no disminuye tu valor como persona. Recuerda todo lo bueno que siempre has visto en ti, lo que puedes aportar a los demás y recuerda que sigues siendo una persona digna de ser amada.