Cómo dejar de estar enfadado contigo mismo
Existe un sentimiento que se convierte en punto de bloqueo emocional: estar enfadado contigo mismo de una forma puntual puede ser positivo al permitirte reflexionar sobre tus acciones y sobre las consecuencias de los hechos. Sin embargo, cuando el enfado se torna crónico produce un gran sufrimiento emocional. Cuando una persona vive enfadada consigo misma experimenta una lucha interior constante y se da la espalda a sí misma ya que la verdadera felicidad interior surge a partir de la amistad con uno mismo pero nunca se puede ser feliz a partir de la enemistad. ¿Cómo hacer las paces contigo mismo?

Liberar el peso de la culpa

El perdón es un ejercicio de amor propio que ayuda a liberar el peso de la culpa por los errores del ayer. En este tipo de situaciones la persona puede preguntarse: ¿De qué me sirve estar enfadada conmigo misma? ¿En qué me ayuda esta actitud?

La respuesta a estas preguntas permite tomar conciencia de la inutilidad de este sufrimiento que nos impulsa a mirar hacia atrás en lugar de hacerlo hacia adelante.

Es más constructivo responsabilizarte de tus acciones pasadas incluso de aquellas que consideras equivocadas que culparte por ellas. Al asumir con madurez la responsabilidad sobre las propias acciones también es posible influir de un modo más constructivo en el futuro inmediato.

Cómo dejar de estar enfadado contigo mismo

Potencia la autoaceptación

Pon en práctica el valor de la autoaceptación que muestra el amor incondicional hacia ti mismo asumiendo virtudes y defectos. No sentirte satisfecho por una acción realizada es un signo de inteligencia emocional puesto que es muy importante hacer autocrítica, sin embargo, castigarte por ello no te ayuda a crecer. El amor es más saludable ya que aprendemos más de nuestros propios errores cuando nos queremos a nosotros mismos y valoramos también nuestros aciertos.