Cómo desarrollar la resiliencia
El ser humano tiene recursos internos para hacer frente a situaciones de adversidad. La resiliencia tiene como objetivo potenciar esos recursos internos. ¿Cómo puedes desarrollar tu resiliencia y ser más fuerte ante la adversidad?

Cultiva tus relaciones personales

A nivel de resiliencia, es muy importante tener apoyos externos porque la compañía de las personas cercanas aporta confianza en uno mismo, dosis de fortaleza y autoestima. A través de las relaciones personales, una persona recibe reconocimiento, por tanto, no se siente sola. Para desarrollar la resiliencia también es muy importante dedicar tiempo a las relaciones personales y tener una red de relaciones sociales.

A nivel de resiliencia, el amor sana. Al punto de que el hecho de que una persona sienta que cuenta con alguien que le quiere de una forma incondicional, puede marcar una diferencia en su destino. Esa persona puede ser el mejor amigo, un familiar, la pareja…

Ser flexible

Para potenciar la resiliencia también es fundamental ser flexible y adaptarnos a las circunstancias. Cuando nos empeñamos en que algo sea de un modo concreto y determinado, podemos sufrir al comprobar que las cosas no ocurren como hubiésemos querido. Para ser más flexible, sal de tu zona de confort, haz cosas nuevas y rompe la rutina.

Anota tus pensamientos negativos

Para ganar en resiliencia, también puedes anotar en un papel tus pensamientos negativos con el objetivo de sacarlos fuera y ponerlos en perspectiva. Busca un sentido positivo incluso a situaciones de adversidad para poder afrontar el conflicto como una oportunidad de crecimiento personal.

Cómo desarrollar la resiliencia

Comunica tus sentimientos

Tener la capacidad de compartir los sentimientos con los demás es muy importante porque el nivel de resiliencia aumenta cuando una persona tiene la capacidad de pedir ayuda a tiempo ante una situación que le desborda. Cualquier persona puede desarrollar esta capacidad a través de la humildad.